LA GALERÍA TRETIAKOV

La Galería Tretiacov  es un descubrimiento lleno de curiosidades de la historia y la vida rusa durante varios siglos presentada a través de sus creencias y escenas de la vida cotidiana reflejadas en la pintura rusa .A diferencias de otros países europeos, tales cómo Italia, Francia y Alemania…en Rusia, el proceso del desarrollo económico y cultural pasaba muy irregularmente. Muchas etapas significativas, tales como Renacimiento, fueron perdidas. Después de la época medieval, tras el arte medieval , tras  los iconos y frescos medievales que vemos en el Kremlin de Moscú, perdiendo los estilos gótico y renacentista, se empieza el estilo “barroco”!De manera igual desarrollo de pintura rusa también fue muy desigual e irregular. En algunas épocas de repente, por demanda de la sociedad, que alcanzaba algún nivel de su desarrollo, por la demanda del tiempo, aparecieron los intereses al retrato, o al  paisaje, o la corriente , que tenía como su tarea principal el realismo crítico y la moralidad, la pintura , que tendría que mejorar la sociedad, descubriendo sus llagas y injusticias.

Vamos a ver las obras de Arte Ruso m[as llamativas:

La Trinidad es la obra más famosa de Rubliov, pintada probablemente entre 1422 y 1428 para la catedral del monasterio de la Trinidad y San SergioRubliov representó a tres ángeles que, según el relato bíblico, fue la forma que tomó Dios para aparecer ante Abraham y Sara en Mambré.

Rubliov omitió detalles excesivos. “La Trinidad", como todas sus obras, se caracteriza por la representación de las imágenes más significativas. Todo se somete a la idea única. En el centro del icono el autor presentó la figura del ángel que simboliza a Jesucristo (Por lo común, en el centro se presentaba el ángel que simbolizaba a Dios-Padre). Detrás de Jesucristo se encuentra el árbol verde del encinar de Mambré, símbolo de la vida eterna.

   A la derecha de la figura de Jesús vemos al ángel que simboliza al Espíritu Santo. Detrás de él, una colina representa al escalamiento espiritual hacia el cielo. Las figuras de dos ángeles, la colina y el árbol, se inclinan hacia la tercera figura de Dios-Padre, detrás de la cual se encuentra el edificio que simboliza la casa de Dios, el orden divino del universo. Jesucristo bendice el cáliz con la cabeza del cordero degollado, símbolo del sacrificio de Jesús, y dos ángeles inclinan la cabeza en señal de acuerdo y obediencia.

   Rubliov los  tres figuras presenta en magnifico y muy /apacible/ sereno coloquio, sumidos en profundas meditaciones. Los ángeles aparecen con la cabeza suavemente inclinadas, unidos por la concordancia espiritual, serenos, hasta parecería que tristes, pero en realidad su alegría es interior. Cuesta trabajo diferenciarlos, pues tienen los tres el mismo rostro, como invitando al espectador a meditar sobre el misterio de la Trinidad. La paleta de Rubliov logró unir la fuerza contenida de la gama de colores del icono con los matices apenas perceptibles de las tonalidades claras y luminosas, que parecen emitir una luz dulce.

La composición del cuadro se basa en la sucesión rítmica de las líneas curvas que dan la idea de un círculo; las ligeras figuras alargadas de los ángeles hacen juego con los contornos del cáliz y de la colina, del árbol y del edificio.La belleza y armonía del icono, ejecutado con sorprendente inspiración y maestría sirvieron de modelo excelso a los creadores artísticos rusos de épocas posteriores.


María Ivánovna Lopuhina

Vladimir Borovikovski

En el retrato de María Ivánovna Lopuhina (1779–1803), condesa de familia Tolstoy, fue creado bajo los ideales estéticos del romanticismo. El pintor quiere expresar el estado de la persona y del alma de la condesa. El carácter soñador elegíaco y la ternura dan su toque a toda la tela artística de la obra. Los contornos  son muy suaves, los matices de los  colores fríos, como los azules, lilas y verdosos, unen la figura y el paisaje en armonía musical.

  Con el color azul celeste de los acianos que florecen en el centeno, coincide el tono saturado del cinturón de la condesa, el color de las espigas doradas es el color de la cadenita que adorna con su mano, la bufanda  de color lila coincide con  las rosas pintadas al fono. Los acianos, las espigas del centeno, las ramas  son la imagen del paisaje rural, que se corresponden con la vestimenta simple de la condesa y la expresión pensativa de su persona. Esta mujer romántica soñaba con reunirse con la belleza de naturaleza .

Ivanov Alexander Andreyevich
La llegada  / Aparición/de Cristo antes  el pueblo (el Mesías) 1837-1857

    Esta historia  se muestra en el primer capítulo del Evangelio de Juan (1: 29-31).

Ivanov en su concepto general presenta el momento crucial del mundo, como  la humanidad elige su destino.

  En el centro de la imagen  vemos  como  San Juan el Bautista bautizó a la gente en el río Jordán.  La gente de distintas edades y de diferentes clases sociales quería alcanzar la Gracia del Dios a través del bautismo.
    Este, cuadro fue pintado en Roma  y costó a Ivanov  20 años en su realización, es decir 20 años duró la pintura de esta obra, considerada  como una de las más eminentes de la pintura rusa. La composición se divide en dos planos: el plano celestial y el plano terrenal.  El plano celestial en donde se sitúa la figura del Cristo...Y en el plano terrenal los demás personajes.

Este último  plano terrenal se divide en dos partes: una parte , donde están los personajes  según la relación con la figura de Cristo.. San Juan el Bautista puesto en el centro con las manos levantadas, enseña la Llegada de Jesu Cristo , a su lado están los apóstoles  y  entre ellos San Pedro cabizbajo y pensativo, y a otro lado se sitúa San Juan con pelo rojo, acompañado de un barbado..., el joven Juan el Teólogo, San Andrés,  y detrás de él Santo Tomás, llamado en ruso "dudoso".  En el primer plano representados  los hombres jóvenes y de edad. En el centro - un rico, retrocediendo antes de Cristo, y un esclavo de quien Ivanov dijo: "A través del sufrimiento habitual apareció por primera vez la alegría." A la derecha vemos una  figura del contemporáneo de Ivanov, escritor Nikolai Gogol. El pintor se autorretrató  justo debajo de San Juan Bautista con la capa azul, el bastón y el gorro  bajo la apariencia de un vagabundo con un palo.En el extremo derecho del cuadro se sitúa los nuevos creyentes los soldados romanos a caballos, pastores  judíos  y  fariseos.